Una legislatura títere de las políticas conservadoras de la burguesía.

0
648

Por: MAO

Foto de: TallerGraficoPR

El Senado de Puerto Rico como de costumbre, aprobó a escondidas del pueblo enmiendas al Código Civil.  Las cuales se caracterizan por un orden social retrógrado, muy ajeno a la realidad actual y la sociedad que la clase trabajadora consiente aspira. Es un retroceso a un estado de barbarie donde, los derechos reproductivos de la mujer, los ataques a la diversidad sexual, la falta de separación de Iglesia y Estado; eso como una pequeña muestra de las medidas absurdas que tiene el nuevo Código Civil. Elevan al grado más absurdo las contradicciones del Estado Capitalista. Estas imposiciones le harán el camino a los administradores coloniales, quienes pretenden rescatar valores de un sector de la burguesía conservadora y fundamentalista.

Las enmiendas no están ajenas a la descomposición de la sociedad capitalista alrededor del mundo. Estas acciones aportan a factores internacionales que han revivido leyes y grupos ultra reaccionarios, que cada vez más ponen en peligro la convivencia social entre las personas y añaden peso a la división de la clase trabajadora.

Las decisiones tomadas por un  pequeño grupo  electo en una falsa democracia, lo que avecinan son más batallas entre los pares en la clase trabajadora. Esta confrontación alimenta aún más los componentes del control ideológico capitalista que se representa a través del Estado. Todo este circo de títeres y titiriteros busca someternos a la aceptación de valores que no van a la par con lograr una sociedad donde se respete la diversidad, la libertad y en la cual las medidas de orden social se tomen bajo una democracia a favor de los intereses de la clase obrera.

La falta de democracia en este proceso ha sido craza, muchos sectores de la sociedad así lo avalan. Decidir sin tomar en cuenta al pueblo, limitándole el acceso a la participación por medios de vistas públicas y aprobarlo en medio de una pandemia, es una muestra de la necesidad de  volcarnos en contra del Estado capitalista. Ya que no hacer nada  sería como estar en contra de las manecillas del reloj histórico.  No debemos renunciar a lo alcanzado como sociedad, sino apretar el paso para  continuar combatiendo la exclusión   por cualquier tipo de categoría social.

La organización política de la clase obrera es la única capaz de dirigir y aprovechar una circunstancia de temor de una burguesía conservadora, que utiliza a sus políticos para aprobar un Código Civil que busca desaparecer el progreso social que se ha alcanzado con incalculables luchas del pueblo. Ese miedo estriba en que estos progresos conquistados por años, consigan una sociedad basada en la equidad y en los principios de la igualdad. Es decir, en palabras más fáciles de digerir, es miedo a la toma de conciencia obrera para dar los primeros pasos en construir el socialismo.

¡No al nuevo Código Civil!

¡Revolución o sometimiento!

 

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments