Razones sobran en la AEE para que los trabajadores tomen el comando ya

0
181
Los reclamos en contra de la privatización tienen que partir de una comprensión del desarrollo de las tendencias capitalistas en general y señalar que el único camino hacia delante es extender la tendencia de la intervención estatal en la vida económica a su conclusión lógica: el socialismo.

Por Mao

Mientras ha transcurrido el tiempo, recientes pruebas demuestran el traqueteo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con poderosas empresas petroleras como Puma Energy, Shell, Petrobras y otras. Los chat de Telegram, que colmaron la paciencia del pueblo, dejo retratado con las manos en la masa a Elías Sánchez y su conspiración con Puma Energy

El poder económico de estas empresas pone presión al FBI y al Departamento de Justicia para evitar una investigación rápida en las continuas irregularidades en la AEE. Las que llevan tiempo y han sido destacadas por los medios de comunicación como el ‘cartel del petróleo’. Ese cartel del petróleo no conviene desvanecerlo de golpe.

Como es característico en investigaciones manipuladas, no se pondrá al descubierto la naturaleza del pillaje de la burguesía. Es necesario tener pruebas claras para encubrir la verdadera cara de corrupción de las empresas capitalistas

El ya destruido gobierno colonial de la isla no encuentra como salir del atolladero de largos años de conspiraciones para saquear al pueblo de Puerto Rico. Son las áreas más vulnerables de la sociedad como la salud y la educación las que salen nuevamente a luz pública en casos de corrupción. Y falta el largo esquema de corrupción en la AEE.

Las maneras de robarse la corporación pública enfocan estrategias financieras como la infame reestructuración de la deuda de esta agencia. Donde aún pueden negociarse algunas tajadas de ganancias sin la necesidad de privatización directa de la corporación pública. Bajo estos mecanismos pueden negociar nuevas líneas de crédito y deteriorar cada vez más la AEE para dejar el espacio a inversionistas privados.

El preámbulo por el momento destaca la competencia en la venta de alternativas fósiles como el gas natural. La producción de gas natural en Estados Unidos experimenta un excedente en su producción y pronostica la apertura de un “mercado nuevo” en Puerto Rico que desde el ‘gasoducto de la muerte’ han intentado encajarnos. De aquí se da un pulseo político que involucra a ambos partidos (PNPPPD) para propiciar el tumbe total de la AEE.

Estos canallas sin límites rendidos a los monopolios estadounidenses, sin mucho disimulo y con el aval del partido republicano, metieron la mano en la AEE con los contratos otorgados a la empresa Whitefish y se tumbaron más de $300 millones de dólares en el fraudulento acuerdo para levantar el tendido eléctrico en el país luego del paso del huracán María.

Cada caso que trascurre del saqueo en la colonia solo muestra que el capitalismo y la corrupción son dos caras de una misma moneda y cada una de sus maniobras cuenta con funcionarios como Elías Sánchez. Este mafioso que sobrepasa a cualquier ‘bichote’ de barrio que tanto ellos mismos critican y señalan, ha servido como el pistolero a sueldo de los grandes monopolios del petróleo. Cabildeando para Puma Energy, este otro ‘pendejo de marista’ que no aparece ni por los “centros de espiritistas”, es el cabecilla actual en las intermediaciones del gobierno colonial en servir de influencia y garantizar contrato a sus clientes.

La ratería de estos funcionarios corruptos incluye también a Eduardo Bathia, el representante de los monopolios del gas natural que espera por un turno para entregarles la AEE y asegurar su tajada. Tanto Elías Sánchez como Eduardo Bathia son agentes del imperialismo. Que desde el 2002 hasta el 2017 sus partidos, PNPPPD, han llevado formas fraudulentas de administrar la corporación. Donde en vez de buscar la manera de bajar los costos en el consumo de energía eléctrica de la ciudadanía e impulsar políticas que promuevan las reparaciones de la infraestructura, estos se dedican a guiar clientes y crear el marco legal necesario en beneficio de los grandes intereses petroleros.

Llevan tiempo poniendo la AEE a disposición de las grandes industrias petroleras comprándole combustibles, principalmente derivados del petróleo, en altos costos que rondan en los $27 mil millones de dólares. Que desde el 2002 al 2014 representaban entre el 39 y 61 por ciento de los gastos operacionales de la AEE. Esta relación destapa para qué sector de la sociedad benefician las operaciones de la corporación. Las continuas intenciones de privatizar la AEE y la aprobación de la JWS de un presupuesto de porquería en el 2017, persiguen que los grandes intereses de los combustibles fósiles tomen dominio de los activos de la AEE y sus pistoleros a sueldo persisten en hacer el trabajo sucio para que esto se materialice.

En contraparte al atropello de los representantes de la burguesía, el liderato de la UTIER ha sido consistente en señalar la relación entre la privatización y la corrupción. Mediante las conspiraciones entre Elías Sánchez y Puma Energy, la UTIER reafirme el peligro que conlleva la privatización de la AEE.

No obstante, aun cuando el liderato de la UTIER ha sido firme, la respuesta de su matrícula sigue tímida en lanzarse a la calle en un momento tan importante para insistir con su militancia en contra de los funcionarios corruptos, de la JWS y de todo proceso de privatización de la AEE. En una lucha inmediata y paralela a otros sectores de la sociedad, los trabajadores deben destituir a los partidos corruptos y tomar en su poder las riendas administrativas de la corporación pública.

Los trabajadores deben tomar control de los medios de producción con los que aun cuenta la AEE para beneficio de las masas. Estamos conscientes de que esto requiere un panorama amplio de consciencia, organización política y de toma de poder por nuestra clase obrera. Pero negarnos a reconocer los acontecimientos transcurridos en los pasados días como indicador clave de un precedente muy valioso, estaríamos dando la espalda a la lucha de las masas que espontáneamente han combinado su ira en la calle y los primeros pasos de la creación de órganos políticos nacientes desde el seno del pueblo y llevados a Asambleas en las plazas públicas del país. Quien no reconozca esto vive aislado y pensara que por arte de magia la conciencia de los trabajadores y las masas vendrá de algún oráculo. Eso es fantasioso y es por esto que los trabajadores de la UTIER deben ocupar los espacios de estas Asambleas que pretenden discutir, elaborar y tomar decisiones en la política pública del país.

Aprovechar esta coyuntura reflejara un paso importante para el desarrollo de la conciencia obrera. La propia clase trabajadora debe estar consciente del proceso de su formación política y aprovechar cada momento para su fortalecimiento como clase revolucionaria de la sociedad. Requerirá soltar las cadenas del sometimiento al que nos han expuesto los traidores administradores coloniales y hacer posible la verdadera respuesta histórica en lograr iniciar los pasos para gobernarnos como clase obrera nosotros mismos. Ese primer paso requiere que las Asambleas de Pueblo auto-convocadas por las masas tengan un carácter altamente proletario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

What is 2 + 7 ?
Please leave these two fields as-is:
¡Importante! Para comentar en este blog tendrá que resolver la ecuación matemática. De esa manera la administración de este blog entenderá que usted es un humano y no un proceso computadorizado.