Naomi Klein interpreta a Puerto Rico: ¿pero nos ha hablado realmente de transformarlo?

4
1982

Por: Mireya Cárdenas

«Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo.» K. Marx, Tesis sobre Feuerbach

La periodista Naomi Klein se encuentra estos días de visita en Puerto Rico gracias al auspicio de la empresa mediática The Intercept, propiedad de Pierre Omidyar, billonario capitalista de los emporios tecnológicos de Ebay y PayPal. Klein no esperó para reunirse con la alcaldesa Carmen Yulín, gracias a su fama en los sectores del progresismo liberal que defienden el imperialismo estadounidense. Klein también ha visitado comunidades y decenas de organizaciones de base con el propósito de recopilar material para un documental y escritos sobre la situación de Puerto Rico, la cual calificó de “diferente y sorprendente” porque su mundialmente conocida “doctrina del shock” aquí se ha convertido en otro capítulo, algo distinto que ella misma denominó “explotación del trauma”.

Durante una ponencia universitaria el pasado viernes, Klein —acompañada de activistas locales–  recalcó como ha sido testigo esta semana del cinisimo del gobierno en lo que respecta al anuncio de la privatización de la AEE. También Klein abordó la necesidad de que “metabolicemos” el “ambicioso” plan fiscal recién anunciado; y notó que “las revelaciones” contenidas “en blanco y negro” en el plan fiscal como medidas de respuesta a las crisis son más cierres de escuelas, y la imposición de más austeridad y privatización como la “herramientas predilectas” de la Junta de Wall Street.

La ponencia de Klein luego tomó un giro anecdótico al relatar su experiencia personal como reportera de los efectos del tsunami asiático del 2004 y luego tras el paso del Huracán Katrina en New Orleans en el 2005, el cual calificó como “segundo tsunami”. Estas experiencias le dieron eventualmente popularidad a sus términos de “doctrina del shock” y “capitalismo del desastre”.

Luego Klein resaltó que estos momentos de crisis son oportunidades para lograr “enfoque”, y que estos momentos “no tienen que echarnos hacia atrás”. Según Klein, los desastres tienen el poder de “despertar nuestras fortalezas” en nuestra vida personal. A nivel social, utilizó como ejemplo las reformas surgidas en ocasión de la Gran Depresión en los Estados Unidos (omitiendo convenientemente el hecho de que tales reformas surgen del miedo de la clase capitalista a los avances de la Unión Soviética). “Los puertorriqueños pueden salir adelante otra vez”, sentenció la periodista enfáticamente entre los aplausos de los participantes.

Klein entonces invocó la necesidad de organizar la resistencia y “decirle no” a quienes explotan las crisis “superimpuestas” que se manifiestan simultáneamente en la figura del presidente Donald Trump.  Volviendo a la situación de Puerto Rico, Klein expresó que el proyecto colonial le ha declarado la guerra a la posibilidad de “soñar colectivamente” en contra de las lógicas neoliberales del libre mercado, las cuales resumió con dos reconocidos eslogans. Primeramente, mencionó el TINA de Margaret Thatcher (“no hay alternativa”) y luego “el fin de la historia”, popularizado por Francis Fukuyama.

Finalmente, Klein recalcó que las elites no han perdido su tiempo en explotar el trauma provocado por las crisis superimpuestas (“overlapping crisis”); y que atravesamos un momento crítico para que las organizaciones locales promuevan soluciones para un “futuro seguro” con “trabajos unionados”. Abogó por el “trabajo visionario” de los activistas en medio del desastre aunque éste “parezca imposible”. En ningún momento Klein aclaró la orientación de clase que deben tener todas estas iniciativas contra el capitalismo.

Las manifestaciones que ha hecho Klein diagnostican con coherencia las dinámicas del capitalismo actual, pero no marcan la ruta necesaria para que la clase obrera asuma las riendas de la sociedad. En última instancia, esto es precisamente lo que busca el reformismo que promulga Klein como figura de relevancia internacional de izquierda: nos invita a afirmar hechos, compartir anécdotas, visualizar, enfocar, y abrir los ojos mediante la comunicación de ideas en contra del neoliberalismo. Sabemos, sin embargo, que un mero despertar de la conciencia anti-neoliberal no es suficiente para trazar soluciones de carácter revolucionario y de clase que se imponen ante la realidad del presente.

La clase obrera no puede validar este tipo de consejería de carácter pequeñoburgués diseñada para contener las aspiraciones históricas de nuestra clase y condenarla a los  confines estrictos de la lucha política dentro de la democracia liberal. Las “soluciones” que promueve Klein en esta visita a Puerto Rico y en sus libros best sellers, a lo mucho, están dirigidas a que los obreros nos conformemos con la pantomima de una socialdemocracia que pueda, al menos en apariencia, controlar los estragos del fundamentalismo del libre mercado y así padecer un capitalismo menos desastroso. ¡Eso no existe ni es posible!

Este tipo de postura ideológica nos recuerda a la que Marx criticaba fuertemente en los jóvenes hegelianos, quienes creían que un cambio de conciencia o visión del mundo era condición suficiente para el cambio social. Las comunistas sabemos que ninguna transformación revolucionaria se instrumentará “viéndole el lado bueno al desastre”, “soñando” otras alternativas, o formulando “demandas” al sistema; tal y como ha propuesto Klein en esta visita. Este tipo de foro no adelanta ni la superación del capitalismo ni la consciencia de clase necesaria para ello.  Solo busca denunciar los “traumas” del “capitalismo del desastre” sin que se hable, ni mucho menos reconozca, el rol determinante que habrá de ejercer la clase obrera para enterrar el sistema aniquilante de explotación capitalista.

Sin salirnos y derrocar este sistema, las obreras y obreros seguiremos sujetos al entretenimiento episódico de  visitas célebres de izquierda como Klein, cuya intención es recopilar denuncias del desastre y luego mercadear el contenido con best sellers críticos del mismo capitalismo que los sustenta. Solo la organización de la clase obrera dirigida a la toma del poder marcará el camino para liberar nuestra clase de la explotación: eso jamás lo admitirán celebridades como Klein y en menor escala Yulín; viajando de desastre en desastre detrás de podios sufragados por empresas de billonarios mediáticos.

El Partido Comunista de Puerto Rico alerta contra todo intento de revivir un reformismo de izquierdas y luchas estériles. Nuestro objetivo histórico como clase NO será lograr que un capitalismo menos desastroso sea posible. Nuestro objetivo histórico ha sido, es y será derrocar al capitalismo de forma total.  ¡Por el marxismo-leninismo! ¡Por el poder obrero y la formación de consejos obreros en Puerto Rico! ¡Comunismo o Barbarie!

guest
4 Comments
nuevo
viejo más popular
Inline Feedbacks
View all comments
Hector Feliciano
Hector Feliciano
2 años desde que se publicó

Entiendo su punto pero el replanteo de la clase obrera de que es el único sujeto o que es mayoritariamente. Existen sectores específicamente en el tercer mundo que no son mayoría. No se trata de decir que la clase como concepto no es válido al contrario es muy pertinente sólo que se queda corta debido a las transformaciones y habrá que hacer un replanteo creativo del concepto para actualizarlo. Porque de eso trata el marxismo creatividad( q no es lo mismo que revisionismo) y no es teoría acabada. Si es cierto que en unas áreas de la periferia se ubica… Leer más »

Carlos Borrero
Carlos Borrero
2 años desde que se publicó

Al señalar la falta de propuestas concretas de esta notable figura ‘de la izquierda’ y exponer las nuestras estamos «sacando partida» de la cobertura que se le ha dado. Respecto a tu referencia a la proporción demográfica de la clase obrera, esa línea de pensamiento no es nueva, y encierra algo nefario que los capitalistas y sus defensores, sobre todo los académicos, intentan usar en contra de la clase obrera. La realidad en Puerto Rico y a través del mundo entero es que a un número cada vez mayor de personas lo que le queda para vivir es su fuerza… Leer más »

Hector Feliciano
Hector Feliciano
2 años desde que se publicó

Saludos: Me parece importante resaltar más que la visita de una celebridad de izquierda o que haya realizado su ponencia universitaria como ustedes le dicen, fue la cobertura mediática a un tema casi opacado en los medios hegemónico. Me parece que la izquierda o la izquierda revolucionaria lo mínimo que pueda hacer es sacar partida de esa cobertura para impulsar sus propuestas. Pretender que otra persona nos de las respuestas al camino arduo que tenemos es ilusutorio. También creo que la clase obrera en Puerto Rico tiene que analizarse si es la mayoría según el marxismo clásico. O si una… Leer más »

Hector Feliciano
Hector Feliciano
2 años desde que se publicó

Saludos: Me parece importante resaltar más que la visita de una celebridad de izquierda o que haya realizado su ponencia universitaria como ustedes le dicen, fue la cobertura mediática a un tema casi opacado en los medios hegemónico. Me parece que la izquierda o la izquierda revolucionaria lo mínimo que pueda hacer es sacar partida de esa cobertura para impulsar sus propuestas. Pretender que otra persona nos de las respuestas al camino arduo que tenemos es ilusutorio. También creo que la clase obrera en Puerto Rico tiene que analizarse si es la mayoría según el marxismo clásico. O si una… Leer más »