Propinemos a la Junta su primera derrota en la UPR

0
947
El callejón sin salida del capitalismo

Por Rogelio Acevedo

¡Estudiantes, docentes, empleados, trabajadores de la UPR! La administración universitaria en contubernio con los sectores más reaccionarios de la universidad y del Estado, pretenden amedrentar a tus sectores combativos con mentiras y amenazas de represión. Han lanzado a todos sus perros de presa en una santa cruzada por confundir, desmoralizar, dividir y dispersar la lucha que comienza a asomarse en el horizonte.

Son los mismos que llevan años viviendo del cuento, enclaustrados en el claustro, envenenando la conciencia rebelde del estudiantado con ideas reaccionarias, sirviendo de agentes de los partidos de la burguesía para impulsar visiones e intereses estrechos que en nada atienden los grandes retos que enfrenta la educación pública. Viejos conocidos de la reacción como Jorge Giovannetti, Luis Avilés, Sonia Ballet, junto a organizaciones estudiantiles como la Coalición Universitaria por el Progreso (CUP) y otros, son las caras más visibles de la oposición en esta etapa.

Estos grupos pretenden arrastrar a los sectores universitarios a la postura oportunista de que ya el gobierno de turno, en este caso la Junta de Wall Street (JWS), tomó determinaciones con la aprobación del Plan Fiscal (PF) y lo que resta es “tratar se insertarse para minimizar los recortes”. De que hay que “mantener la universidad abierta como espacio de discusión de ideas para atender las exigencias de la JWS”. La postura que ha asumido correctamente el movimiento estudiantil es que no debe haber recortes en el presupuesto, ya que con el PF no habrá universidad para mantener abierta.

Pretenden deslegitimar los organismos de deliberación estudiantil, en este caso la asamblea general bajo el pretexto trillado de cómo “unos grupitos pretenden imponer su voluntad a la mayoría silente”. Les preguntamos a esos personeros, ¿dónde están esas mayorías que alegan? ¿Si son tantos, por qué no participan de las asambleas y hacen valer su “derecho” a no luchar? Para responder a estos planteamientos tan cargados de hipocresía y cinismo respondemos que lo que “denuncian” es el método de toma de decisiones de la democracia burguesa. Se basa en la imposición de las decisiones de unas minorías que defienden sus intereses particulares por encima de las necesidades y aspiraciones de las mayorías sociales.

Siguiendo su línea oportunista manejan los mismos viejos argumentos de que existe una “agenda política” de los sectores estudiantiles que se oponen a los recortes. Sin embargo, cuando analizan la coyuntura se posicionan desde la perspectiva político partidista y alegan que estas movidas son para golpear electoralmente al PNP y su plebiscito. Ciertamente, existe la posibilidad de que grupos afiliados al PPD están tratando de timonear el curso de la lucha hacia esa dirección, pero objetivamente, esa no es la agenda que se cocina en los sectores universitarios. Con esta indiscreción estos personeros revelan sus verdaderas preocupaciones, están enmarcadas dentro de sus estrechos intereses y de los partidos que representan.

Pero no nos debemos confundir. Estos personeros son simples instrumentos del capital y solo representan su primera línea de defensa. Para luchar contra las medidas de austeridad de la JWS todos los componentes de la UPR, estudiantes, docentes, empleados y trabajadores, solo podrán superarlos con su unidad organizativa. Ciertamente los venerables enclaustrados tienen razón en que la agenda del movimiento estudiantil, de los trabajadores y empleados de la UPR “es una política”. A fin de cuentas, este campo de la lucha de clases tiene que ver sobre quién controla, administra y distribuye los recursos de la universidad.  A qué intereses servirá, si a continuar engordando los bolsillos de la clase ociosa y explotadora, o por el contrario, en beneficio de los hijos de la clase obrera. La verdadera autonomía universitaria se construirá cuando sea administrada por los integrantes de su comunidad y orientada hacia los intereses de la sociedad.