Comité Toabajeño Contra el Gasoducto rechaza declaraciones de Figueroa Sancha sobre la desobediencia civil

0
846

Comunicado de prensa

Comité Toabajeño Contra el Gasoducto

12 de mayo de 2011

Sobre las expresiones del superintendente de la policia haciendo un llamado a coordinar  con la policía actos de desobediencia civil

Juan Camacho, portavoz del Comité Toabajeño Contra el Gasoducto señaló que las expresiones del superintendente Figueroa Sancha solicitando coordinación para los  actos de desobediencia civil constituyen una actitud intimidante y prepotente de parte de la policía de Puerto Rico. El superintendente debe conocer tanto el concepto como los objetivos de la desobediencia civil, por lo cual debe saber que el elemento sorpresa es un mecanismo fundamental en su desarrollo y que los ciudadanos que lo van a ejercer no tienen que pedir permiso ni mucho menos decir dónde y cuándo lo van a realizar.

Es como si en 1955 Rosa Parks hubiese tenido que coordinar con la policía la forma y manera en que iba a ocupar —de manera ilegal— el asiento que era exclusivo de los blancos en aquel autobus de Montgomery, Alabama. O si los desobedientes de Vieques hubiesen tenido que avisar a los marines cuándo y por dónde iban a entrar a terreno ocupado por éstos, indicó Camacho.

La desobediencia civil es un método de protesta contra una ley o decisión que se considera injusta. Es la legitimidad participativa del pueblo contra la injusticia del Estado cubierta de legalidad. En el caso del gasoducto, significa la manera de exponer nuestra objeción a un proyecto que nos quieren imponer que no solamente  es innecesario, sino que pone en peligro la salud y seguridad de más de doscientos mil compatriotas a todo lo largo de la ruta establecida.

El líder comunitario defendió el derecho del pueblo a la libre expresión mediante la realización de actos de desobediencia civil tanto de manera directa, es decir, frente al escenario  que se objeta, como de manera indirecta en cualquier otro lugar del país.

Por último, Camacho exhortó al superintendente a revisar la manera en que la policía atendió los actos de desobediencia civil de los universitarios, en los cuales utilizó tanto la fuerza bruta, como  métodos de tortura.

Juan Camacho – Portavoz
410-0574