El Guaynabazo agrede a líder comunitario

0
853

Por el Abayarde Rojo

Ya parece ser común las agresiones de alcaldes en contra de líderes comunitarios dignos y combativos. En esta ocasión, la lucha de Residentes Unidos en Lucha por Vietnam y del líder comunitario Byron López parece que tiene al alcalde de Guaynabo histérico.

El Guaynabazo

En la tarde del 1 de febrero de 2011, el Guaynabazo Héctor O’Neill, se apareció sorpresivamente en la construcción del gimnasio de boxeo ubicado en la barriada de Vietnam donde Byron López dialogaba con el asistente del ingeniero acerca de unas filtraciones de agua que contaminan el mangle rojo del caño San Fernando y a varios residentes. El líder comunitario le comentó a Abayarde Rojo que tan pronto lo vio en el lugar se puso rojo del coraje. “Aproveché la oportunidad para preguntar cuándo se iba a reunir con la comunidad para atender el asunto de las expropiaciones, pero me dijo que no se iba a reunir con nadie”, relató Byron. “Sabemos que el alcalde viola la Ley de Comunidades Especiales y por eso prefiere ir a la legislatura para cambiar la ley antes de darle la cara a su pueblo”, añadió.

Este charlatán de nacimiento y millonario por su vocación en el servicio público no admitió que Byron le dijera que viola la ley y alterado le indicó que no se va a reunir con tres pelagatos y mandó a su seguridad al grito de “sácalo pa’l carajo”. Ante esta agresión y claro acto de intimidación el grupo que preside Byron, Residentes Unidos en Lucha por Vietnam emitió un comunicado donde vincula la acción del alcalde a la frustración y molestia porque su demanda en contra de las comunidades especiales del municipio fuera desestimada el pasado mes de noviembre por nunca presentar pruebas.

Sabemos que el alcalde ha dado instrucciones para que se le prohíba la entrada a las facilidades en construcción al líder de la comunidad, pero esto sólo fortalece la posición de los residentes luchadores de Vietnam que exigen explicaciones sobre el Plan de Área PR-165 del municipio. El grupo señaló que el alcalde “tiene que respetar la ley y reunirse con la comunidad”, pero tiene miedo “de enfrentarse a la voz y voto de nuestros residentes en asamblea. Lo emplazamos públicamente a que acepte el reto democrático de convencer a los ciudadanos en lugar de forzar a la legislatura de su partido a que enmiende la Ley.” La comunidad sigue en pie de lucha y cuando por fin inaugure el gimnasio de boxeo dirán presentes para seguirle poniendo la cara roja con picadas de abayardes y de dignidad.

guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments