Del lobo, un pelo

2
904

Por Carlos (Taso) Zenón

¿Quién le teme al lobo feroz?

Expulsar a la Marina imperialista de Vieques era una condición esencial para que los viequenses pudiéramos comenzar a forjar una sociedad saludable, próspera y justa. Era una condición, pero no una garantía. Algunos de nosotros, en medio de las refriegas en contra de los militares, sosteníamos que al sacar a la Marina estaríamos abriéndonos oportunidades de construirnos un futuro digno, pero también se les abrirían las puertas a otros que veían a Vieques con ojos de explotadores.

¿Quiénes eran esos lobos que esperaban atentos a que, con mucho sacrificio de quienes nos acompañaron en esta lucha, finalmente sacáramos a la Marina? Eran muchos, desde unos que más que lobos eran ardillas, de triste recordación, que se conformaban con el robo de los fondos municipales, y que el pueblo supo quitarse de encima, hasta algunos ricachones, magnates y banqueros que apetecen un Vieques sin viequenses. Mientras tanto, una población que crece más rápidamente que la nativa, los norteamericanos, siempre ha visto a Vieques como el último rincón en el Caribe del que ellos pueden adueñarse y transformarlo en su paraíso tropical personal.

Las ardillas siempre andarán por ahí, sean azules o sean rojas. Todos los municipios de Puerto Rico tienen esos tipos de sabandijas, siempre dispuestas a robarse todo lo que no esté amarrado. Por ahora están marginadas, pero hay que estar pendiente, porque al más mínimo descuido aparecen de donde uno menos se lo espera.

Los americanos son más peligrosos, y hay que trazar estrategias que impidan que desplacen a la población nativa. No cabe duda de que, pacientemente, están moviendo sus fichas para el día menos pensado poder lanzar al ruedo un candidato a la alcaldía que represente sus intereses. Sus intereses son un Vieques a su imagen y semejanza: tranquilo, pintoresco, primitivo, y subdesarrollado. Uno que otro podrá tener alguna conciencia ambientalista, pero la mayoría lo que quiere es reformular a Vieques como un paraíso supuestamente ecoturístico que ellos puedan explotar y gobernar. No podemos quitarles los ojos de encima, porque son hábiles y saben “ganarse” a algunos viequenses, repartiendo uno que otro trabajito de cuidarles o mantenerles sus propiedades.

Pero el lobo peligroso, y más inmediato, es el inversionista que quiere convertir a Vieques en una extensión del desastre desarrollista que viven nuestros compatriotas en la Isla Grande, donde McDonald’s reemplaza a la fondita local de algún viequense, donde no se coma otra pizza que no sea la de Domino’s, ni otro pollo que no sea el de Kentucky. Walgreens sacaría de carrera a la farmacia del pueblo. Los grandes desarrollos turísticos y las marinas de lujo se apropiarían de nuestras costas y las mejores tierras se convertirían en campos de golf. Y a los viequenses, a los que no les den cabida como sirvientes en esos desarrollos turísticos exclusivos, tendrán que salir de su querida isla a buscarse el pan en otros lugares.

El agente insidioso de este desastre para los viequenses se llama Rogelio Figueroa (del PPP), señor que posó de líder del pueblo, de ambientalista con consciencia, se porta como un absoluto buscón en referencia a Vieques. Está impulsando una APP que destruiría al Vieques que la mayoría de los viequenses queremos, con una ensarta de mentiras y promesas de politiquero. En 2008, se aprovechó de la buena fe del electorado de Puerto Rico. Se hizo de fondos electorales, compró la publicidad para darse a conocer en el país, y después abandonó y traicionó a quienes le seguían y creían en él, para negociarse jugosos contratos en Ceiba. Hoy les hace el trabajo a inversionistas de aquí y de Wall Street, y a los desarrollistas glotones que no encuentran dónde más tumbar árboles, dañar costas y ríos, y sembrar el país de cemento y bitumul en su insaciable afán de llenarse los bolsillos de dinero.

Rogelio Figueroa es el agente consciente de la destrucción de Vieques, para su lucro personal. Impulsa la APP del llamado “ecopuente” de Vieques con todas las patrañas y trucos publicitarios que ha aprendido de Luis Fortuño. Lo disfraza de proyecto ecológico, cuando él mismo conoce las consecuencias nefastas que acarrearía para los viequenses. Además de todo el peso económico, en forma de peajes, que se nos impondría para poder entrar y salir de nuestra isla municipio, ¿cuánto tiempo piensa usted que le tomará a Fortuño desmantelar el servicio de lanchas y ferries? ¿Cuánto tiempo les tomará cerrar las oficinas de Vieques de los servicios del gobierno, de Energía Eléctrica, de Acueductos? ¡Ahora tienen puente, váyanse a Ceiba para que los atiendan! ¿Cuánto les tomará cerrar las escuelas públicas para que nuestros estudiantes tengan que viajar a Ceiba todos los días para poder educarse?

Rogelio Figueroa ha demostrado a la saciedad de qué está hecho. Si él tuviera el más mínimo grado de consciencia y decoro, el más mínimo interés por el bienestar de los viequenses, por cualquier otra cosa que no fuera su lucro personal, se hubiese reunido calladamente con nuestra Alcaldesa. Hubiera pedido conversar con nosotros en alguna de nuestras Asambleas de Pueblo. Hubiera escuchado a los viequenses, con nuestra natural diversidad de opiniones, antes de lanzar su detestable campaña politiquera y publicitaria en combo con Johnny Méndez.

Rogelio Figueroa lleva años tratando de disfrazarse de corderito, pero este buscón no es más que un lobo, sirviente de los grandes intereses de aquí y de Wall Street, buscando comerse a Vieques.


Regresar al Inicio

guest
2 Comments
nuevo
viejo más popular
Inline Feedbacks
View all comments
Ernesto Peña Carambot
Ernesto Peña Carambot
9 años desde que se publicó

Si leen mi direccion electronica se daran cuenta quien es el verdadero promotor del puente para Vieques. Llevo luchando por este concepto de transportacion desde el 2002 cuando el Senador Jose L. Dalmau en conjunto con el entonces Rep. Cancel Alegria lo presentaron y fue aprovado ante el Senado de Puerto Rico. En el 2004 Cancel ALEGRIA no sale reelecto y el Sen. Dalmau lo vuelve a presentar ante el senado bajo su propia autoria. En la plataforma de trabajo del entonces gobernador Hon Anibal Acevedo Vila se hace el compromiso con el pueblo de llevar a cabo un estudio… Leer más »

laZurda
laZurda
9 años desde que se publicó

Que Picada desde Isla Nena!!!

Si te pica… rascate,
pero si te duele… TAPATE que por ahí vienen más.