Comunidades escolares aumentan combatividad contra cierres injustificados

0
940
Estudiantes y padres se manifiestan frente a la escuela Eugenio María de Hostos de Ponce.

Por Abayarde Rojo

 

Aumentan las manifestaciones de las comunidades escolares alrededor de la isla en contra del anuncio del cierre de sus escuelas. La indignación de los estudiantes, sus padres, maestras y demás empleados se expresa de maneras creativas y diversas como parte de la lucha que mantienen vigente contra una decisión de la que sienten han sido excluidos. Madres y maestras han denunciado repetidamente la ausencia de un estudio sobre las condiciones materiales de las escuelas que pretenden cerrar y las que servirán de receptoras a fin de tomar decisiones acertadas por el bien de los estudiantes y del personal escolar.

La Escuela Miguel A. Rivera de Hormigueros, establecida hace más de 100 años, cuenta aún con una buena infraestructura y su cierre afecta la distancia a la que los estudiantes viajarán para ir a la escuela. Recientemente, realizaron una manifestación pacífica en la que los niños y niñas de la escuela trajeron sus alcancías para simbólicamente comprar su escuela de vuelta. Kiara Ramírez, madre de una estudiante indica que actualmente la escuela no cuenta con un director ya que el mismo renunció.

Kiara Ramírez, madre y líder natural de la escuela Miguel A. Rivera de Hormigueros.

La madre indicó que la escuela tiene más de 50 estudiantes de educación especial, siete de los cuales sufren de autismo. La incertidumbre de cómo se llevarán a cabo los procesos de transición principalmente para los estudiantes de educación especial mantiene con ansiedad y expectativa no solo a esta escuela ya que alrededor de 150 mil estudiantes del sistema público pertenecen al programa de educación especial.

Ramírez ve en los tribunales una posibilidad de detener el proceso, pero a su vez se encuentra frustrada porque la reforma educativa aprobada este año deroga la ley orgánica que protege las comunidades escolares, sin embargo, no entra en funcionamiento hasta agosto. “¡En este lapso de tiempo no tenemos leyes! Nadie pensó en los derechos de nuestros niños… Esta lucha no es de los maestros ni de los directores, es de toda la comunidad escolar”. La madre denunció que, como resultado, los padres han perdido su derecho a la libre selección de escuelas para sus hijos.

La escuela Theodoro Roosevelt de Mayagüez es una de las ocho escuelas amenazadas por el cierre anunciado por el Departamento en la ciudad de Mayagüez. Una de sus maestras, Leticia Rodríguez, informó que ésta es una de tres escuelas que quieren relocalizar en la Escuela Manuel A. Barreto, la cual se encuentra en condiciones infrahumanas. “No hay forma de que esa escuela sea receptora. No cumple con todos los requisitos para recibir las tres escuelas porque tiene un edificio abandonado con asbesto, hay ratones, el comedor esta inservible desde el huracán María. Ellos reciben la comida satélite [o sea] de otras escuelas. No hay los suficientes salones para recibir 500 estudiantes más.”

Según la maestra, la Escuela Theodoro Roosevelt cumple con todos los requisitos que piden además de ser una escuela completamente segura. “Exigimos que no la cierren”, concluyó.

En algunas escuelas, como la Eugenio María de Hostos de Ponce, donde el director se unió a la manifestación, la comunidad escolar se mantiene protestando frente a los portones.  En otras escuelas como la Amina Tió de San Germán, han decidido cerrar los portones en protesta por la decisión.

Estudiantes de la Escuela Amina Tió de San Germán se manifiestan frente a su escuela. Los portones se encuentran cerrados.

El Departamento de Educación y el gobierno han demostrado su ineptitud para administrar la colonia y dirigir los miles de millones de dólares del departamento de educación donde hacen falta: en la educación de los niños y niñas. Los altos funcionarios públicos de todos los partidos han demostrado a lo largo de su historia que defienden sus propios intereses corruptos y los intereses del capital.

Estos politiqueros oportunistas se insertan en las luchas de los trabajadores hipócritamente dependiendo del partido que se encuentre en el poder al momento.  Sus intereses son irreconciliables con los intereses de la clase trabajadora por lo que la creación de una fuerza paralela desde las bases comunitarias que excluya a los autoproclamados “líderes” político-partidistas es necesaria e inevitable para la transformación social que queremos y merecemos. Para las luchas del pueblo, ¡conformemos consejos de las comunidades obreras y rechacemos a los politiqueros oportunistas!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

What is 13 + 4 ?
Please leave these two fields as-is:
¡Importante! Para comentar en este blog tendrá que resolver la ecuación matemática. De esa manera la administración de este blog entenderá que usted es un humano y no un proceso computadorizado.