Con visto bueno de Washington gobierno israelí reanuda campaña homicida en Gaza

0
181
La manifestación pacífica palestina ahogada en sangre por el reaccionario estado israelí.

Por Ismael Castro

 

Este viernes pasado las fuerzas de defensa israelí le abrieron fuego a una manifestación palestina en Gaza, cerca de la frontera con Israel, matando a 17 personas e hiriendo a aproximadamente 1000 más.  La manifestación fue organizada por activistas palestinos como parte de una campaña de desobediencia civil de 6 semanas bajo la consigna “La Gran Marcha de Regreso” (The Great Return March).  La campaña está pautada para culminar este 15 de mayo, el día en que Israel celebra 70 años de existencia y los palestinos conmemoran el Nakba, la catástrofe.  Además de exigir el fin del bloqueo israelí a Gaza, los manifestantes están reclamando el derecho de los refugiados palestinos a regresar a sus antiguas tierras, las cuales están ahora en territorio ocupado por el estado israelí.

Los informes de los medios capitalistas oficiales han tergiversado los sucesos mediante mentiras descaradas.  El intento ha sido pintar a los manifestantes como violentos y las muertes ocasionadas como productos de escaramuzas con las fuerzas de defensa israelí.  Sin embargo, videos e imágenes captados desde la escena dan testimonio del carácter pacífico de los manifestantes, civiles quienes esgrimían banderas, y la criminalidad homicida de las fuerzas israelíes, particularmente los francotiradores.

Imagen de una manifestante justo antes del tiro mortal de un francotirador israelí.

En un video que se volvió viral en las redes sociales se muestra claramente el cruel asesinato a manos de un francotirador israelí del joven Abdul Fattah Abdul Nabi, de 19 años, mientras éste corría en dirección opuesta desde la frontera.

La violencia perpetrada por el reaccionario estado israelí tiene el visto bueno de Washington.  De hecho, el tono para la agresión israelí se estableció incluso antes de la manifestación con las declaraciones de Jason Greenblatt, un emisario de la administración de Trump enviado supuestamente para negociar el fin del conflicto palestino israelí.  La noche antes de la manifestación, Greenblatt describió la marcha como “hostil” y acusó a los organizadores de terroristas.  Desde ocurrió la matanza no sólo ha reinado el silencio cómplice de todo el espectro político estadounidense sino que el sábado después el representante de EEUU ante la ONU intervino para bloquear una resolución presentada por el delegado kuwaití en que exigía una investigación independiente de los sucesos.

A pesar del intento de pintarlos de “violentos”, se ve que los únicos armados fueron los saldados israelíes. (Imagen de Jack Guez)

Los trabajadores políticamente conscientes a través del mundo denuncian la brutalidad del reaccionario estado israelí, particularmente sus agresiones contra los palestinos.  La sociedad israelí es entre las más  desiguales del mundo.  La clase capitalista israelí gobierna mediante un estado fascista que combina el nacionalismo religioso y una estrategia de expansión territorial para desviar el descontento social interno.  La posición cada vez más beligerante del régimen israelí hacia Irán le ha ganado el favor de Washington, que sigue siendo el principal proveedor de armas a la banda de criminales encabezada por Netanyahu en el gobierno.  Precisamente por eso nuestra denuncia de las barbaridades cometidas por el reaccionario estado israelí contra los palestino se extiende al imperialismo estadounidense, su principal patrocinador.