Republicanos eliminarán neutralidad de la red

0
384
Pai, un pelele de los monopolios de telecomunicaciones. (Foto tomada de FreePress.net)

Por Ismael Castro

 

El presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), Ajit Pai, anunció esta semana su intención de eliminar las garantías de acceso igual al internet.  Dicha decisión dará enormes poderes a las grandes compañías proveedores de servicio de Internet como Verizon y AT&T.

 

La neutralidad de la red se refiere a una serie de reglas que garantizan la igualdad de velocidad del tráfico desde cualquier sitio web en el internet y prohíben a las compañías proveedores de servicio de Internet cobrar a usuarios más por servicios tales como streaming.  Bajo las reglas actuales, las compañías proveedores de servicio de internet no pueden establecer dos velocidades diferentes para el tráfico en la red según los servicios que utilice el usuario o la página web que se visite.

 

La cuestión de la neutralidad en el internet tiene importantes implicaciones para el acceso y la libertad de expresión porque sin estas reglas los grandes monopolios de telecomunicaciones pueden limitar la accesibilidad a, o aun censurar completamente ciertos sitios web.  En algunos casos, los cambios que vienen les darán ventajas a proveedores que son a la vez competidores en la oferta de servicios.  El ejemplo que más se ha destacado es el de Verizon, que además de ser proveedor de servicio de internet también ofrece el servicio de streaming de películas en competencia directa con Netflix a través de su plataforma Fios.  Con la eliminación de la neutralidad de la red, Verizon ahora podrá reducir la velocidad del servicio de streaming para cualquier usuario de Netflix en su red para incentivar el cambio a Fios.  Antes de dirigir la FCC, Pai trabajó para Verizon.

 

Pero las implicaciones de esta decisión van más allá del conflicto de intereses o el balance de poderes entre los proveedores de servicio de internet monopolistas por un lado y las grandes compañías de internet como Google, Amazon, Netflix y aun Pinterest por el otro.  Los proveedores ahora podrán controlar el acceso a los sitios web de organizaciones políticas, tales como Abayardrojo.org y otros sitios de izquierda, mediante la manipulación de la velocidad de tráfico y hasta la censura directa.  Ya, Google, que se ha opuesto de manera oportunista a la eliminación de la neutralidad de la red, ha llevado a cabo una amplia campaña de censura contra muchos sitios web de izquierda a través de la manipulación del algoritmo que utiliza en su motor de búsqueda.  Bajo el fraudulento pretexto de combatir la “fake news”, las sitios web de varias fuentes noticieras de izquierda en EEUU y Canadá, como WSWS.org, Counterpunch.org, Theintercept.org, Globalresearch.ca, DemocracyNow.org y otros más, han experimentado un inexplicable bajón en sus resultados de búsqueda en Google durante los últimos meses.  Esta tendencia ocurre justo cuando el interés en el socialismo, particularmente entre la juventud, acrecienta.

 

La decisión de Pai, quien fue nombrado primero bajo Obama y retenido por Trump, tendrá que ser aprobada por un panel compuesto por una mayoría republicana a mediados de diciembre.  Se anticipa la aprobación de la medida a pesar de que existe un apoyo popular masivo a favor del mantener la neutralidad de la red.

 

Estos ataques contra el acceso a lo que es, en realidad un servicio esencial el cual representa la principal plataforma para obtener información, forman parte del giro aun más hacia la derecha por la clase capitalista.  Es otro testimonio más de la oposición de la clase dominante a todo lo que tiene el potencial de ampliar el acceso al conocimiento universal y elevar el nivel cultural de las masas.  Lo que los capitalistas temen más que cualquier cosa es que la enorme ola de frustración masiva que resulta de los crecientes niveles de desigualdad, la guerra perpetua y la derogación de derechos democráticos cobre una conciencia revolucionaria.  La censura del internet, un vehículo que no sólo hace costo-efectivo para las organizaciones de izquierda comunicar su mensaje emancipador sino también promover la solidaridad entre las masas obreras a nivel internacional, es parte integral del auge fascista que se está viviendo.

 

La oposición de los obreros conscientes a la creciente censura en el internet tiene ir más allá de la necesaria defensa del acceso, la libertad de expresión y los derechos democráticos en general.  Nuestra oposición a la derogación de las reglas de neutralidad de la red se extiende a nuestro llamado a poner bajo el control directo de la clase obrera los grandes monopolios de comunicaciones, entre los otros servicios esenciales.  Sólo bajo el control obrero puede garantizarse que estos servicios sean no sólo accesibles al público sino también que se usen de manera para realizar su enorme potencial social positivo.