Miembro de la Junta revela la verdad sobre lo que proponen los capitalistas

0
786
La receta propuesta por Biggs: eliminar las leyes de salario mínimo, las reglas de causa justa para despidos, las licencias por enfermedad y maternidad, y el pago por tiempo extra.

Por Lidia López

Andrew Biggs, un académico residente del American Enterprise Institute (AEI), el afamado ‘think tank’ de derecha, y miembro de la Junta de Wall Street, recientemente reveló una importante verdad.

Como parte de un reciente panel del AEI que incluyó el infame Antonio Weiss y Anne Kreuger, y ante el cual también habló José Carrión, el Sr. Biggs destacó lo que él considera como barreras estructurales para la recuperación en Puerto Rico.  Entre ellas, el eminente académico en el servicio de los capitalistas resaltó que lo que se tiene que eliminar en Puerto Rico son las leyes de salario mínimo, las reglas de causa justa para despidos, las licencias por enfermedad y maternidad, y el pago por tiempo extra.  Según Biggs, “El gobierno no quiere hacer estas cosas” refiriéndose a dichos cambios a las leyes laborales, sin embargo, “si se le permite no hacerlas, no las hará.”  Como tal, Biggs plantea que cualquier ayuda federal debe estar vinculada a los cambios que propone además de otros más a los programas de ayuda para los pobres.

Y ¿qué cambios a los programas de ayuda para los pobres propone este ilustre académico que ha hecho su carrera como apologista del capital?  Con el argumento de que el demasiado bondadoso programa de ayudas para los pobres en Puerto Rico desincentiva el trabajo, Biggs plantea que “Un problema de la oferta laboral (labor supply) en la isla es la eliminación gradual de beneficios.”   Como tal, sugiere que “el congreso podría decir, para el próximo año más o menos, cualquiera que recibe, usted sabe, cupones de alimentos (PAN) o Ayuda Temporal para Familias Necesitadas, o lo que sea, si va a trabajar en algún trabajo relacionado de alguna manera a la reconstrucción en la isla, no sufriría una eliminación gradual de sus beneficios.”

Con esta joya, Biggs ha confirmado las advertencias que hemos hecho los comunistas.  A la verdad, si no fuera tan arrogante este abnegado miembro de la Junta habría que agradecerle este servicio brindado de aclararnos las dudas respecto al verdadero objetivo que persiguen los capitalistas.

La declaración de guerra ya está hecha

Los capitalistas, tanto extranjeros como nativos, buscan volver las manos del reloj atrás para borrar cien años de conquistas obreras y desmantelar los programas para mitigar la miseria.  La politiquería colonial sólo persigue inyectar nueva vida al Estado moribundo, como un obeso que ante la muerte segura intenta deshacerse de años de excesos, sin sacrificar su capacidad de manipular los tentáculos del poder estatal que quedan con tal de seguir extrayendo ventajas materiales.

Por su parte, las masas obreras en la colonia, que durante años se han embriagado con las ilusiones del consumismo y la supuesta magnanimidad imperialista, ahora despiertan con una resaca aplastante.  Mientras no se libran de esta resaca tendrán que contentarse con salarios de miseria y un régimen laboral de extrema opresión o someterse a un exilio forzoso.  La única alternativa a este trágico destino es pararse como hombres y mujeres dignos y luchar.