Fortuño: defensor de la reacción política dominicana

0
196
Protesta de dominicanos de ascendencia haitiana (AFP PHOTO / Erika Santelices)

Por Lidia López

La vida de Luis Fortuño, como proponente impenitente de la política derechista de los sectores más reaccionarios de la clase capitalista, ha sido muy atareada desde que salió de la Fortaleza.  Unas revelaciones recientes resaltan el papel de este integrante de la desacreditada “Comisión de Igualdad” de Ricardo Rosselló en su capacidad de ‘socio’ en el bufete de Steptoe & Johnson que fue contratado para sanear la imagen del reaccionario régimen de Danilo Medina Sánchez después de la ratificación de las infames leyes 168-13 y 169-14.  Dichas leyes, que desnacionalizaron a más de 240.000 personas por ser “hijos de extranjeros ilegales o en tránsito” nacidos en la República Dominicana, establecieron el marco legal para la campaña sistemática de atentados contra, y deportaciones forzosas de, dominicanos de ascendencia haitiana.   Según los datos del propio gobierno, los dominicanos de ascendencia haitiana representan el 95% de la población afectada por estas leyes.

 

Bajo el pretexto absurdo de la seguridad nacional, la clase dominante dominicana durante años ha intensificado sus esfuerzos de desviar de sus políticas fallidas mediante la promoción del racismo y la búsqueda de chivos expiatorios.  El objetivo de esta campaña es debilitar la capacidad de lucha de las masas trabajadoras mediante un asalto ideológico basado en una forma grotesca de chauvinismo dirigido a la población haitiana y aquellos de ascendencia haitiana.  Con esta campaña anti haitiana, queda claro el verdadero carácter reaccionario del PLD encabezado por Medina Sánchez.

 

Por sus servicios, que incluían el “manejo de las relaciones” con el establecimiento político en EEUU y la elaboración de propaganda favorable al gobierno del PLD, Fortuño y su corrillo de canallas en Steptoe & Johnson cobraron millones de dólares.  Esto es tanto más obsceno cuando se considera el nivel de pobreza que existe entre las masas en la República Dominicana.

Defensor impenitente de la política reaccionaria

Dos cosas se destacan de este último descubrimiento.  Primero, ni Fortuño ni ninguno de los otros integrantes de la llamada “Comisión de Igualdad” se preocupan por la igualdad.  Lo que les conmueve es la oportunidad de enriquecerse a través de los contactos dentro de los círculos de poder económico y político en Estados Unidos.  El ejemplo de las relaciones de Fortuño con el gobierno dominicano muestra que él, como los demás de su calaña, se prostituirá a quienquiera, por muy reaccionario que sea el patrón.  Segundo, la afinidad política entre el PNP, el Partido Republicano en Estados Unidos y los políticos reaccionarios en todo el mundo es innegable.  Esta afinidad se refleja en la promoción y realización de políticas antiinmigrante, xenófoba y racista que tiene como objetivo no sólo dividir la clase obrera sino también crear el contexto para el fortalecimiento del aparato represivo estatal.

 

Nosotros los comunistas reafirmamos nuestra denuncia de la campaña anti haitiana llevada a cabo por el gobierno reaccionario del PLD.  Defendemos el derecho democrático de todos los trabajadores a migrar adonde quieran, sin prejuicios y con todas las protecciones legales de los trabajadores “nativos”.  Repudiamos el racismo, el etnochauvinismo, el uso de trabajadores inmigrantes como chivos expiatorios y todas las demás tácticas empleadas por las clases dominantes para dividir a la clase obrera.  Denunciamos en particular a Luis Fortuño por su reprehensible papel como apologista de la reacción política.