Los republicanos proponen más ataques contra la salud pública

Por: Carlos Borrero

El nuevo plan para el sistema de salud pública revelado este lunes por el liderato republicano del Congreso, denominado “American Health Care Act”, es, tal como se esperaba, aún más reaccionario que el actual Obamacare.

Entre sus componentes más importantes, el plan republicano:

  • Ataca directamente a Medicaid, el programa federal que la da cobertura médica a 74 millones de personas, principalmente pobres, ciertos ancianos y niños discapacitados. Además de terminar con la expansión de Medicaid en el año 2020, la cual fue el principal mecanismo que permitió a Obamacare cubrir aproximadamente 20 millones de personas adicionales, le impondría límites a la asignación de fondos federales a los estados.  En vez de mantener el compromiso “abierto” del gobierno federal de otorgar fondos a los estados independientemente de los costos incurridos por las personas elegibles, el nuevo plan impondría un límite fijo per cápita en la asignación de fondos a los estados, o lo que es un block grant    La nueva fórmula se basaría en lo que gastara cada estado en el 2016 y las asignaciones federales sólo subirían con la parte médica del índice de precios al consumidor.
  • Sustituiría los subsidios para la compra de seguro médico con créditos contributivos basados en la edad. Para aquellas personas menores de 30 años propone un crédito de $2.000 mientras que las personas mayores de 60 años recibirían un crédito de $4.000.  Los individuos que ganan $75.000 al año y las parejas con ingresos anuales de más de $150.000 no calificarían para los créditos.
  • Aunque eliminaría el ‘mandato individual’ impuesto por Obamacare, el cual penaliza a aquellos sin seguro médico, impondría una penalidad de 30% a aquellos que intenten volver a comprar seguro después de un lapso de dos meses en su cobertura.
  • Permitiría a las aseguradoras cobrar a las personas mayores de edad 5 veces lo que cobran a la gente más joven para la cobertura médica.
  • Terminaría con la obligación de proveer cobertura médica para abortos y le negaría fondos federales a Planned Parenthood durante un año.

Para los puertorriqueños, el plan republicano reafirma la denuncia que hemos hecho los comunistas respecto a los sueños de ‘paridad’ de los fondos federales que nos han vendido los politiqueros en el territorio.  Como hemos recalcado, los límites en la asignación de fondos aplicados a Puerto Rico representan el modelo que los capitalistas estadounidenses quieren imponer al resto de los estados.

Los capitalistas no tienen soluciones reales para la crisis de la salud pública en Estados Unidos.  Sus defensores en el territorio se caracterizan o por el engaño absoluto o la abierta complicidad en el lucro capitalista de la crisis de la salud pública.

Sólo un sistema socialista de atención médica universal puede resolver la actual crisis de la salud pública.  Este es el sistema para el cual todos los trabajadores conscientes deben luchar.

  • Share
  • 0