Partido Comunista de Puerto Rico insta al boicot electoral y a la organización política de la clase obrera

0
14
Partido Comunista de Puerto Rico
28 de julio de 2016
San Juan, Puerto Rico
Comunicado de prensa
El sistema capitalista y colonial ya no puede satisfacer ni lo más básico para miles de trabajadores y trabajadoras en Puerto Rico. A pesar de todo el dinero que generan los inversionistas, su propiedad privada sobre estos medios nos causa a la inmensa mayoría un desempleo insoportable, aumento en la pobreza, escasez en la atención médica, cada vez más personas sin un hogar seguro y migraciones masivas e históricas. ¡Nuestra lucha ahora es por la inmediata socialización de todos los principales medios productivos del país y por una administración directa de la clase trabajadora sobre el uso y manejo de los mismos!
La imposición de la Junta de Wall Street le quitó el disfraz democrático al ELA y descubrió la verdadera dictadura de la clase capitalista de la colonia. Pero el imperialismo estadounidense no tiene salida. Cada paso que da por mantener absorbiendo ganancias de la deuda de la sociedad puertorriqueña resulta en mayor polarización y descontento de cada vez más sectores de la población, no solo en Puerto Rico, sino en toda la nación estadounidense. Esta realidad constituye la debilidad de Wall Street como enemigo de la clase trabajadora, tanto aquí como en el Imperio.
El Partido Comunista de Puerto Rico insta a la clase trabajadora en acelerar la caída del sistema político caduco y corrupto que nos mantiene subordinados a los capitalistas y nos impide ejecutar nuestras estrategias. ¡Los trabajadores y trabajadoras debemos boicotear activamente las próximas elecciones! El moribundo sistema electoral solo ha servido para enriquecer a una pequeña capa de oportunistas y mantener a los obreros y obreras divididos, cayendo en las tácticas del enemigo.
Estos politiqueros emplean millones del pueblo para propagar las mentiras y siguen robando como funcionarios electos. Cada voto en las elecciones del 2016 validará las imposiciones de los banqueros de Wall Street. Pero el boicot a las elecciones sembrará en los obreros la conciencia de que existen otras rutas.
¡La clase obrera es la clase revolucionaria! Somos la clase que carga en sí la visión y estrategias más claras. No debemos temer aliarnos con otros sectores que echen al lado las afiliaciones electoralistas. Las alianzas que verdaderamente favorezcan al pueblo obrero será el producto de debates y negociaciones entre todas los diferentes sectores de la clase trabajadora, marginados y  políticos de la sociedad que estén dispuestos a desafiar la Junta de Wall Street. Solo así la clase obrera podrá impregnar una táctica victoriosa a la lucha contra la Junta, el sistema colonial y capitalista.
Pero que no quepa duda alguna, camaradas, que la verdadera unidad y fortaleza descanza en la alianza permanente con la clase trabajadora del Caribe, de Estados Unidos, y la clase obrera mundial, las cuales componen junto a nosotros la nueva sociedad de cooperación y libertad. El derrumbe del régimen colonial nos ofrece la oportunidad de explorar nuevas maneras para organizar una sociedad en pos de los y las trabajadoras. Es el momento de echar a andar nuestros propias herramientas de poder. ¡Convoquemos, participemos de asambleas obreras y consejos obreros con democracia revolucionaria!
Wall Street nos impone al pueblo obrero en Puerto Rico una Junta con el propósito de reincorporar la colonia al mercado de deudas municipales, del cual, por razón de la triple exención tributaria de sus bonos, es uno de los mercados más rentables para los buitres financieros en estos momentos.
Los obreros y obreras debemos concentrar nuestras fuerzas organizativas contra la deuda ilegal incurrida por el Imperio para sostener nuestra subordinación colonial. Debemos concentrar nuestras fuerzas para impedir que la Junta de Wall Street imponga sus planes financieros y sus presupuestos coloniales y los proyectos de privatización de toda la infraestructura del país, y de todos nuestros recursos naturales. La clase obrera del país debe concentrar sus fuerzas para que todos estos recursos exprimidos por Wall Street para sus ganancias sean convertidos en propiedad pública para beneficio de nuestras necesidades humanas.
¡Solo la democracia revolucionaria de la clase obrera podrá derrotar la Junta de Wall Street!
¡Obrero/a, no le des tu voto a un partido capitalista en las elecciones coloniales venideras!
¡Apoya el boicot a la farsa electoral. Organiza e intégrate a un consejo obrero o una asamblea popular!
Comisión Política