PCPR insta a la organización revolucionaria ante colapso colonial

0
281

Partido Comunista de Puerto Rico

30 de junio de 2015

San Juan, Puerto Rico

Comunicado de Prensa

Trabajadores y trabajadoras, hombres y mujeres honestas que sufrimos cada vez más la tiranía del capital sobre nuestros hombros, el momento de la verdad ha llegado: la quiebra del aparato colonial es ya un hecho. Hecho advertido, negado y hasta hoy, reconocido por la burocracia colonial que nos gobierna. No quepa duda que al pueblo, a las masas trabajadoras y desposeídas de nuestro país nos esperan momentos muy difíciles por delante.

Las y los comunistas de Puerto Rico tenemos que denunciar, condenar, la conducta deshonesta de los que han manejado la conducción del país. No ha habido ni la sensibilidad de dirigirse al País a dar la cara por el desmadre. Despilfarran nuestro dinero contratando publicistas, para que nos dijeran, por la prensa oficial del capital financiero en Wall Street, lo que ya todo el país sabía. Se nos “informa” de manera remota, sin estar disponibles para ser cuestionados por la prensa, cobarde e irresponsablemente. Es la bancarrota moral e ideológica de los partidos burgueses junto con sus representantes, verdaderos pilares del sistema colonial.

Esa camarilla de banqueros, verdaderas marionetas al servicio de Wall Street, han incurrido en una conducta criminal al aplicar de forma despiadada las recetas de “austeridad” de los organismos financieros internacionales, por las pasadas décadas en nuestro país. El discurso para que aceptáramos dócilmente la destrucción ambiental, impuestos a granel, leyes antiobreras, saqueo de los sistemas de retiro de empleados públicos, privatización de los haberes públicos, siempre  ha sido “para salvar al país del abismo”, “para estimular el progreso económico”, entre otras grandes mentiras.

Si algo ha demostrado la administración de García Padilla, de forma más acelerada, es que todas las “medicinas amargas” que se aplicaron o aprobaron, como el próximo aumento al IVU hasta 11.5%, no estaban realmente destinadas a resolver nada. Al contrario. Estaban destinadas a continuar utilizando el aparato colonial para reciclar deuda a intereses cada vez más elevados y mediante las privatizaciones, canalizar hacia Wall Street cada vez mayores porciones del excedente social que creamos las masas trabajadoras en Puerto Rico. En la transacción en el mercado de bonos, los intermediarios y “bookies” locales, algunos disfrazados de funcionarios del gobierno, se hacían con su tajada. El costo medioambiental y social de este modelo colonial de super explotación representa una de las más grandes expropiaciones, es decir de robo sistemático, de toda nuestra historia.

En medio de toda esta situación, representa un gran cinismo de AGP, la legislatura y su “equipo económico”, mantener el aumento al IVU como una solución verdadera a los profundos problemas que ha causado el capitalismo colonial en Puerto Rico. Sin embargo, antes de exponer su “plan” AGP argumenta con gran arrogancia que “esto no se trata de política, se trata de matemáticas”. Pues precisamente se trata de eso, de política. Las relaciones de explotación que nos ha impuesto el capitalismo, son relaciones de poder, y por tanto, políticas.

Pero el “plan” de AGP es continuar aplicando la política de austeridad, es decir la misma estrategia fallida de despidos, privatizaciones destrucción del ambiente, saqueo de los haberes públicos, pero disfrazados de “incentivar la producción”. ¿Cómo convencerá a esa burguesía parasitaria que lo único que hace es atesorar el dinero en bancos de Nueva York y paraísos fiscales, de que invierta en actividades productivas sin subvención del gobierno? ¿Pretende desarrollar su “plan” dentro de los marcos del aparato colonial? ¿O será por medio de su versión del CAREF, organismo no electo, sin participación obrera, ni social, que se tomarán decisiones que afectarán al conjunto de la sociedad?

Los factores de peso debemos señalarlos hacia el corazón del imperio, en las pugnas que están ocurriendo en las instancias de poder en EEUU. Mientras su burguesía nacional, asociada a sectores productivos y comerciales, principalmente agrícolas, lucha por mantener el coloniaje en Puerto Rico, la oligarquía financiera y todo su ejército de “funcionarios gubernamentales” lucha por levantar las trabas que quedan a la libre circulación de capitales, algunas sustentadas por el régimen colonial. Por un lado, esa burguesía nacional, representada en parte por el Tea Party, quiere mantener a Puerto Rico como mercado cautivo de su producción agropecuaria y mercancías producidas por la clase trabajadora en China. Por el otro, los sectores financieros, dueños del dinero, desean ampliar los ámbitos de explotación a las masas trabajadoras en Puerto Rico por medio de la deuda pública y la construcción infraestructura innecesaria.

Mientras tanto, el congreso de EEUU considera la imposición de una sindicatura al gobierno colonial. De ocurrir esto, el gobierno estadounidense, paladín de la democracia en el mundo, le quita la careta de “régimen democrático” al ELA y manifiesta con toda su crudeza el régimen colonial ante nuestros ojos y el mundo.

Sin embargo, esta crítica situación presenta grandes oportunidades de cambio, con potencial revolucionario, si nos encaminamos hacia la construcción de una sociedad más justa, sin ataduras coloniales, que permita el desarrollo pleno del ser humano: el socialismo. Pero como su contraparte, acechan también el populismo y el fascismo, sobre todo si el capital se ve con la necesidad de imponerlos como mecanismo para alcanzar sus metas.

Ante el colapso colonial, se hace imperiosa la organización de la clase trabajadora, de todos los sectores sociales en un frente de masas para ir aglutinando fuerza política para detener la ofensiva del capital y movilizarnos a forzar a sus títeres en el imperio a lograr una solución al problema colonial. Debemos movilizarnos como sociedad, exigir la renuncia y el procesamiento criminal de todos los funcionarios coloniales que han participado en el saqueo de nuestros haberes.

Organizarnos para exigir se reviertan todas las medidas antipopulares aplicadas, en particular el IVU agrandado y la privatización de la AEE. Organizarnos para obligar a los burócratas coloniales al no pago de la deuda.

Trabajadores y trabajadoras, hombres y mujeres, pueblo de Puerto Rico, si ha habido un momento para luchar por nuestro futuro, ese momento es ahora.

¡Revolución o sometimiento!

¡Comunismo o barbarie!

Por la Comisión Política del PCPR

partidocomunistapr@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

What is 10 + 14 ?
Please leave these two fields as-is:
¡Importante! Para comentar en este blog tendrá que resolver la ecuación matemática. De esa manera la administración de este blog entenderá que usted es un humano y no un proceso computadorizado.