La nueva moral

0
76

La sociedad nos vende sueños,
nos masturba con posibilidades,
nos vierte en la cama del anhelo,
para luego truncarnos en la dicotomía del dinero.

Si fuese tan fácil
luchar como engañar,
no hubiese tantas corbatas profanas en el gobierno;
y quizás la justicia,
no fuese el concepto más ajeno.

¡Despierta, Puerto Rico!
Mira que hasta cristo despertaría de su cruz,
para arrancarle la cabeza
a quienes nos arrancan la esperanza.

¡Bienvenidos a la nueva moral!
O paz y hambre,
o sangre y desarrollo.
Si no salimos a la calle,
morimos con la historia clavada en la pobreza.

Alexandra García