Los próceres leen Balada de Otro Tiempo

0
166

Por Raúl Pérez López

Si bien no pretendo hacer un análisis académico, algo que no me interesa, sino más bien una reflexión  que como trabajador  y desempleado ocasional vale la pena hacer. Me parece interesante  ver como se habla de esos “Grandes  Próceres”  que da la “patria” y ese culto desmedido por esos seres que parecen ser sacados  de otro mundo.  Inclusive, de imitarlos y seguirlos como ejemplos para la liberación nacional en caso  de una parte de la “famosa izquierda” partidaria de la independencia.    Hace unos días hubo varias actividades o fechas conmemorativas de esos  “Grandes Próceres”. Empecemos por Ramón Emeterio Betances y  con su jornada.  Una figura de gran importancia para los independentistas pero uno de los más olvidados en su pensamiento. Luego el espectáculo  del gobierno con Ramón Power  y la “izquierda mas aguaita” con su  complacencia  en su recibimiento.  Por último José de Diego  con varias actividades  en su honor para el “Caballero de la Raza”.  Ahora bien, ¿cómo se traducen todos esos actos en una acción liberadora,  más allá  de que las organizaciones tengas sus actividades económicas   o tratar de mantener la memoria histórica viva?

¿Cual es la memoria histórica que queremos  recuperar? O es que, ¿simplemente nos creemos el cuento de que la historia  la escribe el individuo y no realizamos un análisis económico social para entender las condiciones del momento?  Hay  que entender que estos tres individuos   respondían a sus intereses de clase del momento pero no vamos enjuiciarlos, son seres humanos de carne y hueso  no son dioses.  En el caso de  Ramón Power  fue una figurilla humana que respondió a los interese de los criollos en el momento,  en todo caso era un conservador. Betances  un liberal en su momento e inclusive más liberal que de Diego en una época posterior. Betances no era ni marxista ni  nada por el estilo pero si estaba más apegado a la historia.  José de Diego el gran falseador de la historia. De Diego por ser más contemporáneo vio otras clases surgir  como la obrera. Su reacción fue un odio a visceral y la  defensa de los grandes intereses.   Se opuso al derecho del voto de la mujer. Entonces,  ¿de cuál libertad o independencia  habla  de Diego?  La  memoria histórica es importante para ver por donde andamos y no caer en  lo mismo.

No es simplemente creer en la independencia, si no, ¿para qué queremos esa independencia?  ¿A que clases le conviene la independencia? o ¿es que el discurso de la “Gran familia  puertorriqueña” (Concepto de Unidad Nacional donde  las mujeres, negros y trabajadores no tenían el más mínimo derecho) nos los quieren continuar vendiendo en pleno siglo 21? Es que la   sociedad esta divida en clases,  de ahí hay que partir quien responde a quien. ¿Cómo se puede hablar de unidad nacional  si los intereses son contradictorios debido a los intereses de  clases? Un trabajador o trabajadora,  mestizo o mestiza  no puede sentirse identificado  con De Diego.  No responde a los interese de clase.     ¿Que plantea esa “izquierda”  de hoy día  para las grandes  mayorías del pueblo? Solo  hablar de los próceres ajenos a esas grandes mayorías  en casi todo los casos.   Gastar tiempo en organizar ofrendas florales o actividades  de recordación mientras los próceres leen Balada  De Otro Tiempo de José Luis González para darse cuenta que la sociedad  ha cambiado y que ese mundo  al cual veneran  era opresivo  para las otra clase: las grandes mayorías que siguen estando  oprimidas y explotadas.