Hoy deje de ser maestro y me convertí en un empleado de la empresa privada.

0
169

por Maestro Rojo

Hoy deje de ser maestro y me convertí en un administrador de las Pruebas Puertorriqueñas de Aprovechamiento Académico (P.P.A.A) de la empresa privada Pearson, Inc. Deje de ser un psicólogo, trabajador social, consejero, padre y amigo de mis estudiantes para ser un frio, mecánico y deshumanizado supervisor de pruebas estandarizadas. Hoy no fui maestro fui parte de un proceso punitivo para el estudiante, el maestro y maestra y para la comunidad escolar en general. Las pruebas estandarizadas no funcionan. Nuestros estudiantes no tienen mentes estandarizadas, no aprenden de manera estandarizada, ni mucho menos vienen de hogares y comunidades estandarizadas. Nosotros y nosotras no vivimos en una sociedad estandarizada. Por tanto, una herramienta de evaluación estándar no funciona para medir un proceso tan complicado y heterogéneo como lo es la educación de nuestra clase trabajadora.

En el proceso de administración de las P.P.A.A. (pruebas diseñadas por la empresa privada Pearson Inc., la cual tiene un contrato de aproximadamente $40 millones con el Departamento de Educación de Puerto Rico) nosotros los maestros y maestras dejamos de ser servidores/as públicos del Departamento de Educación (DE) y pasamos a ser empleados de la empresa privada. Pearson Education Inc., extrae de nuestro trabajo durante las P.P.A.A, una multimillonaria bolsa de dinero, a cuenta de los maestros y maestras administradores de pruebas. ¿Por qué la empresa Pearson no envía gente contratada por ellos mismos para administrar las fraudulentas pruebas?, porque tienen una masa de mano de obra gratuita en el magisterio del DE. Sin nosotros los maestros y maestras la empresa Pearson Inc., no podría embolsillarse $40 millones, por “administrar” las P.P.A.A.

Hoy el magisterio fue participe de un proceso de medición estándar ya denunciado en Estados Unidos y Puerto Rico como fraudulento. Las pruebas estandarizadas fueron impuestas por el Congreso de Estados Unidos en el 2001, bajo el “No Child Left Behind Act” (NCLB). Este acta le exige a las escuelas que tienen que demostrar “accountability”, en español el fijar o señalar responsabilidades del “fracaso” (según ellos) de la educación pública. El “accountability” (termino empresarial) es medido utilizando como única herramienta las pruebas estandarizadas. Con esta herramienta miden de manera mecánica, y son utilizadas para señalar a las escuelas, en específico a los maestros y maestras, como un fracaso y las nombran escuelas en “Plan de Mejoramiento”. El nombramiento de las escuelas bajo el “Plan de mejoramiento” es básicamente el penalizar nuestras escuelas basándose en una herramienta inútil de medición estándar. Esta manera de medición no toma en consideración elementos bien sensitivos que afectan el proceso de educación, por ejemplo : la mayoría de nuestros/as estudiantes provienen de los sectores más marginados económicamente de nuestra clase trabajadora, un porciento bien alto proviene de hogares disfuncionales, alto desempleo,  nuestras comunidades carecen de servicios de salud, ni psicológicos efectivos, etc. La clase trabajadora de Puerto Rico está en crisis, todo a causa de políticas neoliberales implantadas por ambos partidos de la clase en el poder. Esta complejidad social de Puerto Rico es lo que recibimos diariamente los maestros y maestras en nuestra sala de clases, las P.P.A.A no toma en consideración este escenario tan crítico, ni mucho menos el reflejo de esto en el quehacer diario de nuestras y nuestros estudiantes. Para lo único que funciona estas pruebas es para abrir las puertas de nuestras escuelas  a la privatización. A esto se le añade el servilismo, la burocracia bipartidista y la mediocridad de los agentes de Wall Street en el DEPR que empujan de sopetón la puerta para privatizar la educación.

Desde la imposición del “No Child Left Behind Act”, ahora disfrazada como la Ley “Race to the Top” durante la presidencia de Barrack Obama, el DEPR ha pasado por varias instancias de la privatización. Programas como las ya notorias tutorías (ASES), donde empresas privadas como Rocket Learning, Nets y Strong Education se han hecho multimillonarias en los pasados años. Otro atraco de fondos federales por las empresas privadas, lo ha sido el fallido programa “Operación Éxito, esta empresa se ha llevado cerca de $15 millones, y todo justificado por el supuesto fracaso de los estudiantes en las P.P.A.A. Para continuar lucrándose estas empresas privadas, tienen que continuar las pruebas estandarizadas, obligando a nuestros/as estudiantes a ser señalados como fracasados y a nosotros los maestros y maestras a ser culpados por toda las sociedad.

En el 2009 se le dio un “makeover” a la “No Child Left Behind Act” por consecuencia de su ya conocido fracaso. Se reescribe como la ley “Race to the Top”, donde se sigue utilizando las pruebas estandarizadas como única herramienta de medición. Pero ahora, se implanta el modelo de “Transformación Escolar”. Proceso en el cual se saca al director/a para ser re adiestrado, se nombra uno o una nuevo, y entra una empresa privada para servir de “apoyo” o “coaching” a la facultad. Este programa ya comenzó hace dos años en 23 escuelas en Puerto Rico, a cada escuela se le asigna un presupuesto de $2 millones, por año escolar de este presupuesto la empresa “coach” tiene una parte asegurada de $250,000 por semestre. Estas empresas privadas se están atracando $500,000 cada año, por trabajo que estamos haciendo directamente los maestros y maestras. Desde el desarrollo del plan de transformación, hasta la implantación del mismo es hecha por los maestros y maestras de las 23 escuelas en “Transformación Escolar”. La empresa privada “Coach” se apropia del trabajo de la facultad, le pone su sello y/o logo empresarial lo presenta como suyo al DEPR y cobra los $500,000 anuales. Esta es la manera más descarada de extraer capital del sudor y trabajo del magisterio sin ninguna paga a cambio. Esto convirtiéndose en un tipo de sometimiento o esclavitud de nuestro trabajo intelectual.

La privatización disfrazada de una falsa “Transformación Escolar” y  “Coaching” está ya dentro de los salones de nuestra educación pública. Todo justificado siempre por las P.P.A.A. El próximo paso a los tres años de la “Transformación”, y de no obtener el “accountability” o los números exigidos por burócratas en el DEPR, prosigue a la segunda fase conocida como el “Turnaround”. En este proceso se remueve el 50% de la facultad de la escuela, y no se sabe con certeza como se cubrirá ese personal. Pero probablemente, las empresas privadas ya establecidas contrataran su propio personal. El último paso de este proceso, es el “Closure” o cierre de la escuela. ¿Qué pasaran con estas escuelas?, lo más probable serán administradas por las mismas empresas “coach”, de esta manera consolidándose la privatización, disfrazada de transformación. Todo este nefasto proceso de vender el trabajo de nosotros los maestros/as, la destrucción de la educación pública y el atraco de Wall Street por medio de sus empresas “educativas”, del dinero público destinado a la educación lo permite ya que nuestros/as estudiantes “no supieron” (o no quisieron) contestar unas mal hechas y punitivas pruebas estandarizadas.

Hoy dejamos de ser maestros y maestras y nos convertimos en empleados de todas estas empresas privadas, las cuales nos extraen el capital producto del sudor de nuestro trabajo. Hoy fuimos parte de la privatización de nuestra educación. Por esto, tenemos que rechazar estas pruebas estandarizadas y no participar de este proceso punitivo, no permitamos que empresas multimillonarias entren a nuestra sala de clases. Compañero maestro, maestra no le abras la puerta de tu salón al “coaching”. Son las mismas empresas que responden a Wall Street y sus bonistas, y que ya vendrán por nuestro retiro trabajado y sudado por nosotros/as.

¡A organizarnos y luchar por nuestra educación pública, por nuestro retiro y por la no privatización de nuestras escuelas! La crisis arrecia, y los bonistas exigen cada día más de los derechos de la clase trabajadora. La única manera de enfrentar este embate es organizándonos en un frente común, donde todas las organizaciones magisteriales, sindicales, políticas, comunales, ambientalistas y comunales tengamos los mismos objetivos de lucha. Ayer se llevaron el retiro de los empleados públicos y el Aeropuerto. Mañana será el retiro magisterial, las autopistas, la AEE y nuestras escuelas. Tenemos que unirnos como clase trabajadora e integrarnos a instancias de lucha permanente como el Frente Amplio de Solidaridad y Lucha (FASyL). A luchar en frente y de frente, contra el capitalismo neoliberal colonial practicado por ambos partidos en el poder, vienen a quitarnos nuestros derechos y recursos. No lo permitamos.