Presentación del libro “Nuestro deber es luchar” en Puerto Rico

0
66
Alejandro Torres

COMENTARIOS AL LIBRO ¨NUESTRO DEBER ES LUCHAR¨ (NOTAS TOMADAS DEL ENCUENTRO DE FIDEL CON INTELECTUALES),  EDITADO EL LA HABANA, CUBA, 12 DE FEBRERO DE 2012

Alejandro Torres Rivera

14 de marzo de 2012

“…toda idea justa lleva en sí misma su realización.”
José Martí

Alejandro Torres

Nos proponemos comentar algunas de las intervenciones hechas en el Encuentro de Intelectuales efectuado el día 10 de febrero de 2012 en La Habana Cuba, y cuya transcripción revisada de las intervenciones he tenido la oportunidad de leer con alguna celeridad. Las referencias limitadas referencias que haré de las intervenciones obedece a un proceso de selección unilateral por consideraciones de espacio y temáticas. En ese sentido, aclaro, no se han abordado todas. Razones adicionales de tiempo para la presentación en esta ocasión nos limitan en tal propósito.

Es importante destacar, sin embargo, la participación en el Encuentro efectuado en La Habana, de 69 intelectuales internacionales provenientes de 21 países, en adición a 48 científicos, académicos y escritores e intelectuales de Cuba. Indica Zulelica Romay, quien hiciera la presentación del mensaje inicial que da base a la discusión, que como indicara Fidel Castro en un evento anterior desarrollado años atrás, ¨La mayor contradicción en nuestra época es la capacidad de la especie para autodestruirse y su incapacidad para autogobernarse.¨ De qué manera abordaremos tal contradicción, ciertamente fue parte de las discusiones que allí se desarrollaron.

Ignacio Ramonet destaca en su análisis que hoy día, la información es una mercancía donde la mayoría de nosotros somos consumidores. La diferencia que encontramos con relación a otras mercancías, es que nosotros tenemos la percepción de que no pagamos por ella; ¨pensamos que el comercio de la información consiste en vender información a la gente¨. Sin embargo, aclara, la realidad es distinta. El comercio de la información no consiste en vender información a la gente, sino en cómo vender gente a los anunciantes. Para Ramonet, la ¨información¨ no es sino ¨materia prima¨ donde para las empresas que controlan los medios, lo importante no es el contenido de la noticia sino la cantidad.

Esta aproximación, si bien puede ser entendida en una dimensión social, a la luz de la pobre calidad de la información que se difunde, su baja calidad no puede confundirse con la falta de importancia en su contenido. Uno de los objetivos en esa pobre calidad de la noticia que se difunde, es precisamente la manipulación de los datos, simplificándolos, de manera tal que sea más fácil su presentación a quien recibe la misma. Su propósito es que quien lo recibe no tenga una perspectiva que permita su cuestionamiento.

Por eso tiene razón Ramonet cuando indica que ¨el poder mediático en la globalización se puede concebir como el gemelo del poder financiero¨ en tanto en cuanto, su función social, es legitimar al mismo y ¨domesticar a las sociedades.¨ Es atinada la comparación que hace con fines didácticos, entre el papel asumido por la Iglesia Católica durante el proceso de Conquista, al justificar la violencia y la destrucción que acompañó la misma; con el papel que juegan hoy los medios en legitimar, dentro del marco de la crisis griega, el porqué debe apoyarse la inyección monetaria de la Unión Europea para salvar a Grecia de la ruina, cuando lo que ha pasado no es sino someter la soberanía del país a los intereses financieros de Alemania y Francia.

Llama la atención la referencia de Ramonet a los efectos de la que Internet, en estos tiempos, tiene el potencial de jugar el rol que en las democracias se le adjudica la prensa como ¨Cuarto Poder¨. Destaca que el acceso de la población a ésta, y desde ella, al desarrollo de las redes sociales, constituye hoy día el ¨Quinto Poder¨. Ese Quinto Poder, indica, ofrece la posibilidad a cada uno de nosotros de ¨participar en la propia elaboración  de la información¨ y ¨hacer un contrapeso a ese super poder que se ha constituido recientemente.¨

La posición de Ramonet, no obstante, contrasta con aquella de Atilio Borón, quien indica que si bien la Internet ¨da una posibilidad¨, considera ingenuo no asumir que se trata de un instrumento ¨vigilado¨, ¨monitoreado, y en gran parte controlado, por el imperialismo.¨ Destaca que Internet es una criatura ¨estrictamente militar¨ que a Estados Unidos ¨se le escapó de la manos¨. Es por eso, advierte, que en estos momentos su  Congreso se propone aprobar las leyes SOPA y PIPA,  las ¨que establecerían un control sin precedentes sobre las comunicaciones y los medios de comunicación.¨

Borón sugiere, lo que vemos con buenos ojos, rescatar el proyecto de una ¨Tricontinental del pensamiento¨, que potencie iniciativas como las que ha venido impulsando al presente la Red en Defensa de la Humanidad.

François Hougart, por su parte, parece coincidir con lo propuesto por Ramonet. Suma a su análisis que la información, además de ser una mercancía, es un ¨arma de guerra¨, utilizada como ¨primer disparo¨, dentro del marco de lo que constituye la ¨guerra psicológica¨. Plantea la preocupación de la poca cantidad de personas que tiene acceso al Internet frente a aquellos que no tienen ese acceso, y en consecuencia, están más expuestos a ¨ser cautivos de la comunicación masiva.¨ A través de ella, indica, ¨se prepara una guerra de ocupación, de apropiación de recursos, utilizando los medios de comunicación, para intentar una justificación que en realidad no existe, incluyendo el discurso de una ¨guerra humanitaria¨ como justificación a una guerra colonial.

Esto último, sin embargo, a juicio nuestro no es nuevo. Los mecanismos de propaganda de masas en la historia siempre han estado presentes en todos los esfuerzos bélicos de los diferentes estados, sea una guerra imperialista o no. No obstante, coincidamos con la apreciación de Hougart en que es necesario ¨enfrentar la realidad de que la información es parte ya del diseño de la guerra y la contrainsurgencia.¨

Fue atinada la intervención de Fidel cuando indicó que, a la luz de la situación, lo correcto es dar la batalla, ¨con la verdad en la mano, porque no se trata de tener solo la verdad, o de poder hacerla llegar por una vía o por otra, sino la fuerza de esa verdad.¨ Al comentario de Fidel, el Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto añade, que ningún llamado por sí mismo ¨va a detener la guerra…la única opción a la que un presidente norteamericano le tiene temor es a la opinión pública de Estados Unidos.¨

Ciertamente, para llegarle al pueblo estadounidense, o al pueblo inglés, incluso a otros muchos pueblos, el manejo del idioma es importante. Lo mismo ocurre si nos planteamos llegara a otros pueblos cuyo vernáculo no es el español. Por eso, es necesario prestar atención al llamado de Atilio Borón para que se desarrollen esfuerzos educativos utilizando el idioma inglés como vía adicional e importante en la comunicación de las ideas. Lo mismo es extensivo a otras lenguas.

Harri Grünberg, del Movimiento de Solidaridad con Cuba de Alemania, presentó la perspectiva de algunos sectores de la izquierda europea, que bajo el discurso de los derechos humanos, han terminado apoyando guerras de intervención imperialistas como la llevada a cabo contra Libia. En Puerto Rico ocurrió lo mismo cuando se adoptaron las resoluciones contra Libia por parte del Consejo de Seguridad, las cuales, por su contenido, permitían avizorar una posible intervención militar contra dicho país por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN, donde hubo voces condenatorias del gobierno Libio y expresiones justificadoras de una “intervención humanitaria” en ese país.

Grünberg destaca las diferentes miradas a esta discusión desde la perspectiva del Norte, frente a lo que él describe como la perspectiva desde el Sur. Sugiere un manifiesto desde la perspectiva de los países de América Latina, África y Asia que confronte la perspectiva europea, la perspectiva desde el Norte. Vicente Batista apoyó en su turno esta propuesta y su difusión utilizando las redes sociales, reconociendo que aunque ¨nos espían…no nos tienen que hacer prescindir de Internet, y por añadidura, de la Red de Redes.¨

En sentido contrario se expresó Santiago Alba, quien estuvo más de acuerdo con el enfoque presentado por Atilio Borón en torno a la utilización del Internet. Indicó que en los movimientos desarrollados durante el pasado año en varios países árabes muchos de los actores habían levantado los mismos argumentos de ¨dignidad¨, ¨libertad¨ y ¨justicia¨ que había defendido Cuba. Explicó, en referencia a la utilización de los medios de comunicación, que en Túnez y Egipto, si bien había un número reducido de personas con acceso a Internet en comparación con sus poblaciones, el número de teléfonos móviles era de casi 9 por cada 10 habitantes, destacando así este instrumento como otro medio de penetración mediática

Alejandro Carpio nos presentó un enfoque en el cual nos apercibe de no observar lo sucesos desde una perspectiva de  ¨blanco y negro¨; es decir, denunciar los crímenes del enemigo y pasar por alto los de los amigos. El planteamiento de Carpio se introduce en la discusión de la mano del tema de los derechos humanos. Específicamente aplaude cómo se ha producido la cobertura de la situación en Siria por parte de Democracy Now, frente a la manera en que otros medios han asumido la cobertura. En el debate, Fidel indica que no puede estar de acuerdo con ninguna represión ni con ningún tipo de crimen, presentando el perfil humanitario con el cual actuó el Ejército Rebelde en el trato dado a prisioneros, lanzando de paso una expresión a mi juicio fenomenal: ¨El problema no es que ellos digan mentira, el problema es cómo nosotros decimos verdades.¨

Para Carlos Frabetti, lo fundamental es desarrollar una ¨revolución pedagógica¨  dirigida a colocar a los jóvenes en el ¨nuevo pensamiento científico y el racionalismo”, lo que para él en nuestros días se equipara con el llamado de Marx a colocar el socialismo científico sobre  el socialismo utópico. Expone su preocupación en cómo los avances que en ocasiones alcanzamos con nuestros niños, fortaleciéndoles en el desarrollo de la ciencia y las matemáticas en ellos, luego los medios de comunicación desdoblan tales avances mediante la televisión y la cultura de masas que promueven.

Se trata, indica, de una publicidad que ¨intenta convencernos … de que la felicidad consiste en poseer muchas cosas, en ser más que los demás, en tener más que los demás, cuando la única forma de realización no es ser más que los demás, sino ser más con los demás.¨ Indica que un niño sometido todo el tiempo a estímulos consumistas, de lo que en Puerto Rico podemos hablar a partir de nuestras particulares experiencias de sociedad de consumo, ¨es un niño insatisfecho, es un niño frustrado, es un niño que demanda continuamente, los padres se tensan también, se ponen nerviosos, lo regañan y se establece un círculo vicioso totalmente nefasto.¨

A través de sus múltiples comentarios e intervenciones, Fidel nos ubica en su perspectiva sobre procesos históricos como los de Venezuela, Angola, la lucha guerrillera en Cuba, la relación con la URSS, la solidaridad de Cuba hacia diferentes países africanos y del Medio Oriente, su vinculación personal durante los años de juventud con procesos políticos en países como Colombia y Venezuela, la solidaridad en la lucha por la independencia de Puerto Rico y contra la Dictadura de Trujillo en República Dominicana; así como también, los problemas que enfrenta la humanidad desde el punto de vista de la explotación capitalista e imperialista, el medio ambiente y los recursos  naturales, el calentamiento global y la lucha por la paz.

Carlos Gómez nos describe lo que a su juicio son las cinco etapas por las cuales ha atravesado los procesos de liberación e independencia de nuestros pueblos latinoamericanos: a) las primeras sublevaciones indígenas en el Caribe y que concluyen con la Revolución Haitiana; b) los procesos independentistas criollo-mestizos de 1806 a 1910; c) el triunfo de la Revolución Cubana; d) la frustrada década de 1970; e) el actual proceso liberacionista en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Uruguay, Argentina, Perú, etc., para lo cual nos convoca al uso de Internet como herramienta que nos permita asimilar ¨las diversos experiencias de resistencia y de construcciones.¨ Hace así un llamado, en la búsqueda de la unidad, para enterrar el eurocentrismo al igual que el etnocentrismo.

Sobre esta cuarta etapa que nos describe, aquella de la “frustrada década de 1970”, colocamos un asterisco. A juicio nuestro esta expresión requiere una importante cualificación. Si bien se trata de una década grande en frustraciones, fue también una década que en muchos, fortaleció una mística de lucha y un espíritu de combate sin el cual no estaríamos hoy luchando contra el imperialismo y la explotación capitalista aquellos que somos producto de ella en nuestros procesos de formación. Además, le debemos a nuestros mártires decirle desde la distancia de los años, que sus esfuerzos sí valieron la pena.

Rosa M. Cruz e Silva, nos mencionó la experiencia angolana donde, a su juicio, se ensayó, después de Egipto, un movimiento para procurar la salida de su presidente. Allí, a diferencia de Egipto, el gobierno, consciente de que detrás del mismo se encontraban las potencias occidentales, optó por dar instrucciones a la policía de no actuar contra ellos, teniendo como resultado convertir tal movimiento en uno inconsecuente. Lo mismo podríamos indicar nosotros en Puerto Rico sobre la reacción que ha tenido por el gobierno ante las protestas estudiantiles en la Universidad de Puerto Rico en el pasado año frente a aquella ofrecida por el mismo gobierno al movimiento de ¨Occupy Now¨. La primera nos convocaba a expresar una inmensa y militante solidaridad hacia los estudiantes y su firmeza ante la represión del Estado; la segunda nos ha mantenido en una especie de letargo, donde la solidaridad masiva con ese movimiento de protesta no se ha dejado sentir.

El intercambio desarrollado entre estos intelectuales en Cuba derrota cualquier premisa en la cual se pretenda establecer el carácter hermético de las discusiones en este hermano país; o su falta de apertura para la consideración de visiones diferentes. Demuestra también cómo el apoyo y solidaridad hacia Cuba se ofrece desde visiones diferentes, no necesariamente compatibles con todos los puntos de vista sostenidos por la propia Revolución Cubana.

El modelo en que fueron formuladas las preguntas de Fidel, en ningún momento impositivas o basadas en aproximaciones dogmáticas; hechas con una total apertura a aprender y a aportar en la discusión de las ideas, reflejan un grado de madurez que para los enemigos de Cuba, y quizás para muchos amigos, resulten incomprensibles.

En un plano relajado pero enjundioso, Fidel no repara en utilizar sus experiencias para educar, preguntar datos y precisiones sobre determinado hechos, procesos o sucesos, para así estimular la búsqueda de información entre los asistentes o trazar una línea de investigación necesaria en futuros análisis.

Considero que la discusión y difusión internacional de este intercambio de información constituye un punto de referencia al lector para así, en actividades como esta de la cual participamos en esta presentación a escala internacional, ampliar el círculo de discusión sostenido en este encuentro, permitiendo fluir la diversidad de opiniones, sin alejarnos del propósito común; de defender la soberanía de nuestros pueblos; de mantener una denuncia permanente a las políticas imperiales de nuestros tiempos; de promover, con las reservas necesarias, los nuevos métodos de comunicación acercando el conocimiento a mayores personas; y finalmente, como bien nos convoca el título, recordando que en todo revolucionario, la primera y más importante tarea, ha sido, es y seguirá siendo asumir la lucha, como nuestro más sagrado deber.

Muchas gracias.