Ahora, ¡a la desobediencia civil!

0
167

Bajo una incesante lluvia, varias decenas de miles de personas se congregaron este primero de mayo, Día Internacional de los y las Trabajadoras, en el caso urbano del pueblo de Adjuntas para denunciar la construcción del llamado “Tubo de la Muerte”.

A la convocatoria realizada por Casa Pueblo, respondieron decenas de organizaciones sindicales, civiles y ambientales así como miles de trabajadores y trabajadoras quienes “legislaron desde el pueblo” y expresarona viva voz su indignación ante la manera atropellada como el gobierno ha realizado los procesos hacia la construcción del Gasoducto.

Este proyecto, para el cual se han destinado ya más de 27 millones de dolares en contratos, ha servido para lucrar a la clase burguesa y allegados personales del gobernador a costa de las arcas del país, declaradas en déficit desde hace varios años.

Mientas existe un caos presupuestario tanto en el Departamento de Educación como en el Departamento de Salud, entidades llamadas a dar servicio a la clase trabajadora puertorriqueña, ciertas compañías se echan al bolsillo millones de dólares en campañas publicitarias y servicios de consultoría ambiental y diseño de tuberías  para justificar ante la llamada “opinión pública” un proyecto insensato que pone en riesgo la vida  y seguridad de cientos de comunidades a lo largo de una ruta de 92 millas de tubería de gas que atravesaría 13 municipios en su totalidad.

Ante este atropello burgés, el pueblo trabajador puertorriqueño dice ¡NO al Gasoducto!

Galería de fotos